top of page
Buscar
  • Foto del escritorP.E. Vargas | administrador

Cómo educar a los niños y jóvenes brillantes

Dra. Noemí Lucila Castillo Jaén

Académica de Número. Academia Panameña de Psicología



Es importante considerar que los niños y jóvenes brillantes no constituyen una gran porción de la población, pero su potencial para la productividad y el desarrollo social y cultural es relativamente grande.


Muchos niños nacen donde no se les ofrece estimulación intelectual y no se les permite el avance en la madurez personal y social y las costumbres y actitudes familiares y escolares son tan rígidas que no permiten el brote de la creatividad. La disciplina no autoritaria, la presencia de intereses intelectuales entre los miembros de la familia, lo mismo que una relación independiente entre el niño y su familia, son variables que originan niños muy creativos. Por otro lado, la seguridad psicológica y la libertad personal son factores ambientales que conducen a la independencia del funcionamiento cognoscitivo.


La precocidad en áreas físicas e intelectuales combinadas con un amplio rango de actividades e intereses se considera un signo de brillantez. Sabemos que existen relaciones entre inteligencia y creatividad, pero ambas dimensiones parecen ser independientes. Lo que si sabemos es que la inteligencia permite el desarrollo de la creatividad, pero no la asegura. Hoy sabemos que la creatividad puede desarrollarse a partir de las prácticas de crianza y de las experiencias educativas. 


La inteligencia superior también se relaciona con las calificaciones académicas. No hay duda que la inteligencia elevada es un conjunto especializado de atributos de gran valor en materias académicas y conceptualmente relacionadas. Conviene resaltar que el logro académico no se correlaciona con el éxito en el futuro, como lo demuestran algunas investigaciones al respecto. 


En términos de las experiencias educativas, los sistemas escolares menos tradicionales originan niños más creativos. Para muchos niños de gran inteligencia la escuela es un lugar aburrido, dónde los maestros explican lo obvio y proporcionan experiencias innecesarias para un aprendizaje eficiente. En otros casos existen actitudes más negativas que positivas hacia el estudiante creativo y desde temprano se le enseña que su conducta inquisitiva es menos aceptable que la de otros niños que guardan silencio. 


El destino de los jóvenes brillantes es de grandísima importancia para la sociedad ya que de este grupo saldrán los líderes, estadistas, pensadores y personas creativas del futuro.  La humanidad en todas sus épocas ha aprovechado los inventores, los investigadores, filósofos, artistas y los creativos que han llevado la sociedad a este punto del desarrollo. La escuela debe prestar atención especial a estos niños y jóvenes, puesto que ninguna nación, en una época tan compleja, puede darse el lujo de negar lo mejor que tiene. 




3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page